Histórico

La Casa del Patriarca es una casa señorial que pertenece a la misma  familia durante ya hace cinco generaciones.

Fue comprada a los   Condes de Atalaya en 1892, por el Dr. Antonio Zagallo Gomes Coelho, que era el médico de Vila Nova da Barquinha, el cual vino a vivir a Atalaya con su mujer Maria Luisa Covacich Lamas y algunos de sus hijos, después de haber vendido su Quinta da Cardiga.

Sus construcción data del siglo XVII, el arzobispo de Lisboa D.José Manoel da Câmara la hizo vivienda en al siglo XVIII. Como homenage a este clérigo la casa rural se hace llamar “Casa do Patriarca” (“Casa del Obispo”). Desde entonces la casa ha sufrido diferentes remodelaciones, sin por ello perder su encanto original.

Ahora, ofrece a sus visitantes todas las comodidades del confort moderno, como calefacción central y cuarto de baño en cada habitación.

Una gigantesca palmera situada al lado de la entrada le ayudará fácilmente a encontrar la casa. Una vez dentro,  un pasillo formado de piedras antiguas le dará la bienvenida. En el hall podrá hojear un álbum de fotos o un libro de recuerdos de antiguos visitantes.

La casa dispone de seis habitaciones. Todas ellas con cuarto de baño y televisión por cable.

El desayuno se servirá todas las mañanas en el salón de la casa, decorado con muebles antiguos, el cual esta presidido por una chimenea. A través de las ventanas se verá el jardín.

Además de desayunar, nuestro s huéspedes podrán disponer, siempre que quieran, del salón para lo que deseen. Podrán descansar en sus sofás, entretenerse con los juegos de mesa, leer los libros turísticos e históricos de Portugal que se encuentran en las estanterías, etc…

Existe  posibilidad de conectarse a  Internet, siempre que el huésped disponga de su propio ordenador portátil.

Al lado del salón existe una cocina dotada de microondas y nevera, donde se podrá prepara una taza de té o café, o si el huésped lo quiere, cocinar su propia comida.

El jardín tiene varias clases de árboles y flores, incluyendo variedades tropicales.

Casa do Patriarca
Atalaia-1998